La pintura en el romanticismo

La pintura en el romanticismo

26 enero, 2011

La pintura romántica sobreviene a la pintura neoclásica de finales del XVIII, con unos nuevos gustos desarrollados por todas las facetas artísticas del romanticismo como la literatura, la filosofía y la arquitectura. El movimiento defiende la superioridad del sentimiento sobre la razón y por ello, exalta la sensibilidad, la imaginación y las pasiones.

El término romántico, surgido en Inglaterra en el siglo XVII para referirse a la novela, fue adaptado a principios del siglo XIX a las artes plásticas, en contraposición al neoclasicismo imperante. El romanticismo en la pintura se extiende desde 1770 hasta 1870, prácticamente 100 años.

El primer período del romanticismo (1770-1820) se desarrolla en paralelo con el neoclasicismo (1760-1800) o más bien en oposición a esta corriente. En efecto, allí donde el neoclasicismo propone una belleza ideal, el racionalismo, la virtud, la línea, el culto a la Antigüedad clásica y al Mediterráneo, el romanticismo se opone y promueve el corazón, la pasión, lo irracional, lo imaginario, el desorden, la exaltación, el color, la pincelada y el culto a la edad media y a las mitologías de la Europa del Norte. Es una pintura que se caracteriza por un torbellino sensual de colores y de luz.

El romanticismo no puede sólo definirse en términos de oposición, pues desarrolló sus propias características: el individualismo, el sentimentalismo, el misticismo. Todo se halla en el modo de sentir. “Quien dice romanticismo dice arte moderno, es decir, intimidad, espiritualidad, color y tendencia al infinito, expresados por todos los medios de los que disponen las artes”, expresó Charles Baudelaire. Según él, la modernidad constituye un leitmotiv.

Como era la pintura en la época del romanticismo

El romanticismo defiende la superioridad del sentimiento sobre la razón, y por ello exalta la sensibilidad, la imaginación y las pasiones. Más que como un estilo pictórico, ha de concebirse como un movimiento social y espiritual.

El individualismo propio de la época hizo que, por vez primera, los pintores no trabajasen de encargo, sino conforme los dictados de su imaginación, expresándose a través de la pintura, buscando pintar sus ideas y sentimientos personales.

Delacroix es el pintor romántico por excelencia. Fue una gran personalidad, extraordinariamente culto, con buena fama en el ambiente artístico. Fue el prototipo de artista inquieto cuyo valor se le fue reconocida en vida. Se esforzó por mejorar los procedimientos pictóricos y la técnica de mezcla.

En cuanto la expresión, utiliza con frecuencia fuertes contrastes de luz y sombra (claroscuro). El colorido es característico del romanticismo, pues prevalece sobre el dibujo, que asume un papel secundario. La pincelada se hizo visible, impetuosa. El empaste es en general grumoso y espeso, de manera que la pintura adquirió una naturaleza táctil que reforzaba su carácter de creación impulsiva y espontánea. A veces el acabado del cuadro tenía un aspecto de esbozo.

También alcanzó cierto desarrollo la pintura animalista, esto es, la que representaba animales, tanto salvajes como domésticos, si bien con tendencias a mostrarlos duros, por lo que se pintaron numerosos cuadros reflejando actividades como la caza, y animales como el león o el caballo, siendo este último el animal fetiche de Géricault. Otro género que cobró importancia fue la pintura costumbrista, que reflejaba los tipos y personajes populares.

Las técnicas usadas variaron. Predominó la pintura al óleo sobre lienzo, de variados tamaños, inclinándose los franceses, en general por los de grandes dimensiones. Pero también se utilizó la acuarela, técnica preferida por muchos pintores ingleses, y que era especialmente útil para aquellos pintores que viajaban. El dibujo experimentó cierto auge, debido a la facilidad con que expresaba el mundo interior del artista. La pintura al fresco intentó ser recuperada por los nazarenos.

Algunos pintores románticos fueron: José Casado del Alisal, José Gutiérrez de la Vega, Leonardo Alenza, Moritz von Schwind, Cari Spitzweg, Thomas Colé, Frederick Church, John Frederick Kensett, Delacroix, Francisco de Goya, entre otros.

Hay (1) comentarios:

  1. velentina

    16 de junio de 2011

    excelente la pagina me gusto muchoo

    Karma: Thumb up 2 Thumb down 0

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen