Jackson Pollock: Acción Abstracta

Jackson Pollock: Acción Abstracta

18 mayo, 2011

El pintor norteamericano jackson pollock (1912-1956) fue una de las figuras más importantes del arte abstracto, ayudando a popularizar un estilo inicialmente desechado como basura incoherente y que luego terminaría convirtiéndose en una filosofía artística altamente respetada.

Pollock lucho durante toda su vida con problemas con las estructuras formales, llevando a que lo expulsaran de la secundaria y luego de la Escuela de Artes Manuales de Los Angeles. Sería en New York donde encontraría su verdadera vocación y una forma auténtica de expresarse al descubrir la pintura líquida que definiría su estilo en 1936, en un taller experimental dirigido por el famoso muralista mexicano David Siquieros.

Su período más productivo se inicio en 1945, cuando se casó con la pintora Lee Krasner y se mudó a Long Island a una casa donde crearía sus obras más famosas. Krasner tuvo una influencia sumamente positiva en la vida de Pollock, ayudándole a controlar su alcoholismo y canalizar su energía hacia la pintura.

Pollock busco encontrar una nueva forma de trabajar con los instrumentos y el lienzo aunque nunca estuvo del todo conforme con la técnica

La filosofía expresiva de Pollock, conocida como “pintar por pintar” o pintura en acción, buscaba desechar la intencionalidad creativa previa de la pintura y centrarse en que la creación de la obra se iniciase en el momento que se levanta el pincel o el instrumento elegido. Pollock también desechó la idea de pintar en un liento parado y se acercaba a la tela desde todas las direcciones posibles, dándole un dominio superior de la superficie.

Pollock también termino abandonando la pintura figurativa y el uso de pinceles, para terminar convirtiendo todo su cuerpo en una herramienta expresiva. Las técnicas de goteado de los muralistas mexicanos y el arte tribal de los nativos norteamericanos fueron grandes influencias en su percepción del arte que buscaba ser una experiencia creativa casi instintiva, desechando la intencionalidad y tratando de que la creación simplemente fluyese durante el proceso.

De sus pinturas, Pollock declaro que: “Ciuando estoy EN mi pintura, no estoy consciente de lo que hago. Solo después de un period de acostumbramiento me doy cuenta que he estado tratando de decir. No tengo miedo de hacer cambios, destruir la imagen, etc, porque la pintura tiene una vida propia. Yo trato de dejarlo salir. Solo cuando pierdo contacto con la pintura es que el resultado es desastroso. Sino existe perfecta armonía, un dar y recibir y la pintura queda bien”.

Dado que nadie excepto él comprendía el verdadero significado, ya fuese emocional o racional, de sus obras, los trabajos de Pollock fueron sumamente controvertidos durante su vida y lo son hasta el día de hoy. Muchos argumentan que lo que Pollock hacía no es arte, ya que no requiere ninguna disciplina ni conocimiento previo para crearlo y lo que surge no pretende representar nada de la realidad.

Personalmente entiendo este argumento pero no lo considero completamente válido ya que el arte en sí mismo no tiene porque resultar completamente comprensible pero si tener una finalidad creativa, algo que existe en todas las obras de Pollock.

Pollock generalmente buscaba combinar elementos controlables, como su cuerpo, con otros incontrolables tales como la gravedad y el fluir de la pintura para crear una obra impredecible. Muchos sostienen que esto podría ser una expresión inconsciente de los fractales y la teoría del caos, ya que la obra del pintor se vuelve progresivamente más caótica y compleja a medida que avanza el tiempo.

El período más famoso de Pollock va de 1947 a 1950, en el que empleó la técnica de goteo, llevando a la revista Life a dedicarle un extenso reportaje en 1949, dándole una fama meteórica en todo el mundo. Sin embargo en el pico de su fama, Pollock abandonó la técnica de goteo. Durante el resto de su vida jugaría se vería sometido a mayores presiones comerciales por parte de sus distribuidores las cuales incrementaron su alcoholismo lo que finalmente lo llevó a la muerte en un accidente automovilístico en 1956.

Pollock dejó de ponerles nombres a sus obras y comenzó a darles números para incrementar la pureza de su mensaje, forzando al espectador a encontrarse solo con una pintura sin ningún nombre que los orientase respecto a su significado.

La obra de Pollock es compleja e intrigante hasta el día de hoy y un referente ineludible para los interesados en el arte no figurativo.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen