El Realismo

El Realismo

6 julio, 2011

 

En artes visuales, el realismo es el estilo que representa lo que los ojos pueden ver. El término ha sido empleado de muchas formas distintas a lo largo de la historia del arte, puede significar lo mismo que ilusionismo que es la representación de objetos de la forma más verosímil posible o puede significar un énfasis en la realidad de los objetos al representarlos sin idealización, incluyendo todos sus elementos más importantes. Las obras pueden ser realistas en cualquier de esos sentidos y el uso de ambos puede ser confuso pero dependiento del contexto es más común el uso del segundo.

El realismo como tendencia artística emergen en el siglo XIX y estuvo acompañado por movimientos similares en el teatro, la literatura y la ópera. Todos enfatizaban la representación de temas mundanos pero sin dejar de lado un enfoque sentimental, clásico o romántico para presentarlos. El movimiento comienzó en Francia en la década de 1850 y fue a través de El Entierro en Ornans de Gustave Courbert en 1850, que el estilo realista saltó a la fama.

El realismo en el sentido ilusionista aparece en el arte desde el 2400 AC en la ciudad de Lothal en lo que ahora es la India. Pueden observarse ejemplos a lo largo de la historia del arte. El arte egipcio, a pesar de representar a las personas de forma rígida, lograba que los animales fuesen mucho más precisos y realistas. En el sentido más amplio, realismo es una obra de arte que existe cuando algo ha sido bien observado  y detalladamente representado, incluso si el todo no se adhiere completamente a las condiciones del realismo.

Orígenes perdidos en el tiempo

El arte de la antigua grecia hizo avances notables en la representación del cuerpo humano y de su entorno, tanto en escultura como pontura. En el período antiguo tardío, el realismo dejó de ser una prioridad para los artistas y la recuperación de la tradición realista fue gracias al arte medieval occidental.

A comienzos del renacimiento, el desarrollo de un sistema de perspectiva lineal en Italia y la inclusión de detalles naturalistas en pinturas holandesas contribuyeron la evolución del realismo en distintas maneras.

Antes de la llegada del Gótico y del Renacimiento, las obras de los copistas e ilustradores en minutura fue conisderada naturalista al intentar hacer retratos portátiles y representación de escenas de la vida diaria en manuscritos iluminados, breviarios y otros textos fueron esenciales para que se aceptase representar la realidad de la forma más precisa y detallada posible.

La transición comenzó a observarse a finales del siglo XVI donde el manerismo, que representaba figuras gráciles y alargadas en poses improbables dio paso al Barróco en el cual muchos artistas lograron introducir representaciones realistas de la vida diaria del período, muchas veces acompañadas de motivos religiosos.

El realismo debió infiltrarse poco a poco en el arte, ya que sus representaciones crudas y muchas veces brutales de la realidad de la época no eran lo que los mecenas y patronos del arte querían ver, prefiriendo retratos o temas épicos. Sin embargo su visión de realidad terminaría siendo mucho más admirada que las obras consideradas apropiadas en ese momento ya que ofrecían una verdad tan intensa como fascinante de contemplar.

 

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen