El Fauvismo

El Fauvismo

3 junio, 2011

 

El fauvismo fue una corriente que se se desarrolló de manera breve e intensa de 1904 a 1908. Contó entre sus mayores exponentes a henri matisse y André Derain  y no puede considerarse como un movimiento definido de forma consciente ya que no tenía manifiesto. Es visto como un conjunto de aportes de distintos estilos en los que predominaban un uso agresivo e intenso del color que les valió a los artistas el calificativo de “fauvres” o fieras en francés, que terminaría convirtiéndose en su nombre oficial sin connotaciones despectivas ni peyorativas.

El fauvismo giró alrededor de Henri Matisse y sus integrantes más notables fueron André Derain, Albert Marquet, Maurice de Vlaminick, Henri Manguin, Emile Otón Friesz  y Jean Puy. En 1906 se integraron George Braque y Raoul Dufy. El fauvismo atacó el impresionismo por considerar que le daban excesiva importancia a la luz, perdiendo color y detalle debido a esto y también rechazaron muchas reglas y convencionalismos presentes en su primero salón de 1905 donde su obra se dió a conocer al mundo.

Los fauvistas sostenían que se podía expresar sentimientos a través de los colores y ajustaron su forma de pintar a esta filosfía, buscando realzar el valor del color en sí mismo y rechazando la representación naturalista. Su elección de colores fue deliberadamente más intensa y violenta que la de los impresionistas, ya que creían que así lograrían un mayor énfasis en las imágenes.

Un estilo sin matices

Los fauvistas usaron pinceladas directas y fuertes, de toques gruesos que evitaban matizar los colores. Sus figuras era deliberadamente planas y lineales, encerradas por líneas de contorno sumamente gruesas. Esto se debía a un intento de lograr elementos lo más simples posibles que ofreciesen la máxima intensidad emocional. Así, terminan renunciado al modelado de volúmenes, el claroscuro y la perspectiva clásica, haciendo que desaparezca la luz y con ella la profundad. Sus temas más comunes son paisajes hermosos, retratos y naturalezas muertas entre otros.

Otra característica de los fauvistas es un gran interés por la estética de las máscaras y estatuas africanas ya que no imita la realidad sino que se aleja de las formas naturalistas para ofrecer una esquematización del mundo.

Matisse es considerado el líder de los fauvistas, y también el único de ellos que no cambió su estilo, manteniéndose consistente a lo largo de su carrera en su intento de usar color y forma para expresar sentimientos. Su estilo inspiró a muchos miembros del fauvismo, aunque estos eventualmente abandonarían las características que definen al estilo para seguir sus propios caminos.

El fauvismo apareció en público Francia en 1905 (aunque se desarrolló en privado desde 1904) de forma paralela al expresionismo alemán, especialmente a los del grupo Die  Brücke. Las dos corrientes fueron un punto de inflexión frente a la dominancia del impresionismo ya que marcaron la aparición de un estilo más emocional y directo frente al estudio calculado y teórico de la realidad que proponían los impresionistas (aunque muchos sostienen que los impresionistas son de hecho más expresivos que los fauvistas).

Los fauvistas se desintegraron a partir de 1908, dejando el relevo de la vanguardia artística a los cubistas, que pronto contarán con adherentes dentro de lo ex-fauvistas, incluyendo a Braque y Derain.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen