Romanticismo

La pintura romántica sobreviene a la pintura neoclásica de finales del XVIII, con unos nuevos gustos desarrollados por todas las facetas artísticas del romanticismo como la literatura, la filosofía y la arquitectura. El movimiento defiende la superioridad del sentimiento sobre la razón y por ello, exalta la sensibilidad, la imaginación y las pasiones.