Resurrección de Lázaro

“Resurrección de Lázaro” por Giotto di Bondone

3 noviembre, 2011

En este artículo les presentamos la obra del pintor italiano giotto di bondone denominada “Resurrección de Lázaro”, que se encuentra adornando la paredes de la capilla de los scrovegni de padua desde 1306, cuando el maestro culminara su elaboración. Se trata de un fresco de dos metros de largo por 1,85 de alto que es un claro ejemplo del renacimiento Italiano.

Motivo de la obra

La pintura le fue encargada al artista italiano por Enrico Scrovegni a principios del siglo XV, un adinerado comerciante de Padua que resultara hijo de un prestamista conocido por su usura, por lo cual quería redimir los pecados de su padre con la construcción de la capilla. Por eso fue que confió en Giotto para la decoración de la capilla funeraria, a quien le pidió que realizara diversas series decorativas de frescos entre las que se encuentra la “Resurrección de Lázaro”.

Este fue considerado el trabajo más completo del pintor italiano, que corresponde a un relato del Nuevo Testamento (San Juan 11, 1-44). En el mismo Giotto comienza la escenificación de la Pasión, debido a que como consecuencia de este milagro fue que los judíos quisieron capturar y matar a Jesús.

La obra de Giotto

El maestro italiano creó un paisaje de naturaleza para componer una imagen de gran fuerza expresiva, situando el motivo principal de la obra sobre la izquierda de la escena donde la figura sagrada de Cristo, en una clara contundencia plástica y actitud serena, levanta su brazo para volver a darle vida al cuerpo de Lázaro.

Al darle a Jesús una acción contenida Giotto logra llevarnos al otro lado de la obra, donde aparece el momificado Lázaro que ya ha resucitado. La escena la completan otros personajes que se hacen presentes en el milagro, los cuales se destacan por lo expresivas que son sus reacciones a este acontecimiento.

Al mismo tiempo que Jesús se encuentra inmóvil y enérgico en su actitud, el resto de los presentes se muestran asombrados al observar el hecho. Algunos se miran entre sí buscando explicaciones, algunos no pueden creer lo que están viendo, otros giran su rostro asustados y tres mujeres se arrodillan ante Cristo.

Un detalle que no pasa desapercibido es el que se observa en el extremo inferior derecho, el cual también posee una gran fuerza plástica ayudando a dar sensación de espacio. Se trata de los hombres que sostienen la puerta del sepulcro, en una posición oblicua mostrando el esfuerzo que están realizando por el peso de la piedra.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen